¿Un Erasmus a Los 16 Años?

El pasado sábado día 25 de Marzo, se cumplía el 60 aniversario de la firma del Tratado de Roma que dio origen a lo que hoy conocemos como Unión Europea.

Si volvemos la vista atrás para ver cuánto se ha avanzado, podremos observar que ya  han pasado 30 años desde que por  primera  vez  un estudiante europeo cogiera sus maletas y enfrentándose a lo desconocido  hiciera “un Erasmus”. No resulta descabellado pensar  que aquellos que marcaron la senda del programa  más popular entre  estudiantes  europeos , al principio, lucharían contracorriente para poder emprender su aventura hacia tierras europeas.

Hoy día, no cabe duda de que el programa Erasmus ha sido y es uno de los pilares más importantes para la construcción de la identidad Europea. Tal ha sido el éxito de este programa que no sólo son cada vez más los estudiantes que  eligen esta opción para completar su formación , sino que además cada vez son más las empresas que en sus entrevistas de trabajo valoran positivamente que los aspirantes cuenten con esta experiencia en su Currículum.

No es difícil encontrar cientos de post y webs en internet donde los “erasmus” relatan cómo les ha cambiado la vida cursar un año de su carrera en el extranjero. En ellos podemos encontrarnos, entre multitud de anécdotas , palabras como “Autorrealización” ,”Autonomía”, “Reflexión”… Dice la Constitución Española que la educación “tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana”, y en España necesariamente debemos preguntarnos si actualmente estamos empleando todos nuestros medios en hacer efectiva esta premisa sobre la cual debería incardinarse todo nuestro sistema educativo.

En pleno silgo XXI, el siglo de la globalización, el siglo sin fronteras , debemos cuestionarnos si realmente la educación nos está ayudando a derribar los muros que otrora fueron infranqueables. Y es que los datos nos dan constantemente duros  golpes de realidad; vemos ,por ejemplo, como el informe PISA sitúa a nuestros estudiantes de secundaria en el último tercio en cuanto a la resolución de problemas de forma creativa, o cómo los jóvenes que realizan voluntariado en España están casi 15 puntos por debajo de la media de la OCDE.

Los que ,como un servidor, entendemos la educación como una herramienta para el desarrollo del potencial humano, observamos con profundo escepticismo el estancamiento de nuestro sistema en las técnicas memorísticas, la excesiva sobrecarga de datos, la poca incorporación de las nuevas tecnologías en el ámbito educativo y el deficiente modelo de enseñanza de lenguas extranjeras. Sin embargo , la gente que , a pesar de lo anterior, tratamos de mantenernos en una posición optimista , vemos con profunda esperanza  programas como Erasmus y ansiamos no sólo que se mantengan, sino que en el futuro se generalicen y se expandan a otros terrenos. Sin ningún tipo de corsé, y sin limitaciones.

De esta forma ,cuando se me pregunta si creo que es posible que el programa Erasmus se extienda también a los estudiantes de bachillerato, no lo veo sólo como una posibilidad o aspiración ,sino como una utopía que debemos consumar.

Vicente Gutierrez Ortega

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s